Argentina

La principal ventaja de la tecnología para "espiar" a los hijos a través del móvil es que es invisible y no se puede sabotear.

No se trata de una mera y simple aplicación para móviles. El sistema Teenscrio es un auténtico «espía» de la actividad del teléfono móvil. Para instalarlo no se debe acudir ni a Google Play ni a la App Store, sino que todo se realiza a través de la web de Teenscrio.

Según los fabricantes, la principal ventaja del nuevo sistema de control a través del móvil, creado especialmente para los padres de menores, es que es invisible y no se puede rastrear ni sabotear.

Se trata de un sistema que pretende buscar un equilibrio entre la responsabilidad de los hijos y la libertad que los padres les otorgan , velando por la seguridad de los menores en contextos urbanos cada vez más peligrosos.

CÓMO FUNCIONA
Teenscrio permite a los padres saber dónde están sus hijos, establecer límites horarios en ciertos lugares e incluso controlar desplazamientos habituales de los menores, como de casa al instituto.

El primer paso a seguir por los padres que quieren saber dónde están sus hijos –incluso sin que éstos sepan que están siendo controlados- es contratar el servicio a través de la página de la marca . Posteriormente deberán conectar el teléfono de los hijos al servicio. Una vez conectado, se pueden controlar distintos parámetros como las alarmas, calendarios, desplazamientos, etcétera, para ajustar el sistema a las necesidades de los padres.

Esto es posible mediante un sistema de alarmas controlado por los tutores, quienes sabrán instantáneamente si, por ejemplo, su hijo se ha desviado del camino al colegio y se ha ido a casa de un amigo en la otra punta de la ciudad. Para ello utiliza la geolocalización de las redes de telefonía móvil independientemente del operador.

Básicamente, el sistema monitoriza las actividades de los jóvenes entre 10 y 18 años, desactivándose automáticamente cuando cumplen la mayoría de edad

INFORMACIÓN Y ENVÍO DE ALERTA
Una de las ventajas de esta tecnología es la posibilidad entre el control proactivo y el control reactivo. El primero permite confirmar permanentemente la asistencia en horarios predeterminados a ciertos sitios (actividades extraescolares, trayectos habituales, etcétera) mientras que control reactivo alerta inmediatamente de las ausencias dentro de estos trayectos o lugares marcados.

Como explica una de las impulsoras de esta iniciativa, Charo Álvarez, » en los casos en los que Teenscrio se convierte en herramienta ideal para espiar, el niño no sabrá que lleva en su teléfono la aplicación. En los casos de relaciones más transparentes, y comunicativas, el enfoque de la aplicación es la misma que dar un móvil a tu hijo, para poder estar localizado. Teenscrio únicamente aporta valor a la geolocalización «.

El programa otorga tranquilidad a los padres, aunque no sea utilizado a escondidas de los hijos. «En una relación padre-hijo de más confianza y quizá con perfiles adolescentes más responsables, también puede funcionar si el menor es consciente de este control parental, únicamente como método que aporta tranquilidad a los padres. En entornos de ciudades con riesgo, esto cobra sentido, y se convierte en una herramienta muy útil, tanto para padres como para hijos», enfatiza Álvarez.

En caso de que el menor decidiera apagar el móvil para que sus padres no sepan dónde está, la aplicación está preparada para detectar e informar de la desconexión, así como de la conexión con detalles de localización y horarios.

Fuentes: Muy interesante, Protestante Digital

Creative Commons License
Este articulo esta bajo unalicencia de Creative Commons..