Argentina

(NoticiasCristianas.org)
Unos piensan que Dios es creado por el propio cerebro. Otros que el cerebro ha sido creado por Dios para que podamos creer en Él. La realidad es que el cerebro humano es el único entre los animales que busca relacionarse con lo trascendente, y cada vez aparecen más trabajos que muestran cómo el cerebro tienen una «ruta espiritual» que permite que esta actividad sea posible. En concreto, los neurólogos intentan entender cómo funciona el cerebro humano y si se puede detectar la «espiritualidad” según la actividad cerebral de algunas regiones específicas.

Una de las últimas aportaciones en este área procede de  Brick Johnstone,  neurólogo de la Universidad de Missouri en Estados Unidos. Johnstone se basó para su investigación en un estudio previo en el que se había vinculado la trascendencia espiritual con una reducción del funcionamiento del lóbulo parietal derecho del cerebro.

Partiendo de este estudio, el científico evaluó las características espirituales de 20 personas que padecían lesiones cerebrales traumáticas en su lóbulo parietal derecho, que es una región del cerebro situada unos pocos centímetros por encima del oído derecho.

Estas  características espirituales  fueron, entre otras, el  nivel de creencia de los voluntarios en la existencia de un poder supremo  o el grado de fe de los participantes en que sus vidas formaban parte de un plan divino. El científico descubrió así que  los voluntarios con lesiones más graves en esta región cerebral mostraron un sentimiento mayor de cercanía a un poder supremo.

 UN CEREBRO QUE CREE
Por otro lado, Johnstone evaluó la frecuencia de las prácticas religiosas de los participantes en el estudio, esto es, con qué periodicidad asistían a oficios religiosos o escuchaban programas religiosos; y al mismo tiempo midió la actividad de sus lóbulos frontales.

De este modo,  encontró una relación entre la actividad reducida en estas áreas del cerebro y una participación aumentada en prácticas religiosas.  Es decir, que el científico determinó diversos aspectos del fenómeno espiritual vinculados a una actividad reducida del lóbulo frontal.

A raíz de estos resultados,  Johnstone señala que “hemos descubierto una base neuropsicológica de la espiritualidad”. Pero, teniendo en cuenta los resultados de otros estudios, el científico añade que dicha base “no estaría aislada en una sola área específica del cerebro”.

Johnstone cree que  la espiritualidad sería, por tanto, un fenómeno “dinámico, que emplea a muchas partes cerebrales . Ciertas áreas del cerebro juegan papeles más importantes, pero todas trabajan juntas para propiciar las experiencias espirituales individuales”.

Por tanto,  según el científico, el “punto de Dios” no existiría,  sino que la espiritualidad sería un fenómeno complejo, que implica a múltiples áreas del cerebro, relacionadas además con muchos aspectos de las experiencias espirituales.

 OTRAS INVESTIGACIONES
La aportación científica en este campo ha aumentado en los últimos años. En 2010, una investigación realizada por científicos del Institute of Neurology de Londres, reveló que  existía una relación entre el lóbulo temporal derecho y la religiosidad.

Por otro lado, un estudio de investigadores de la Universidad de Udine, en Italia, ha vinculado las  zonas parietales posteriores del cerebro con la noción de “autotrascendencia”,  concepto que se usa para evaluar el comportamiento espiritual de cada individuo; y una investigación llevada a cabo por especialistas del National Institute on Aging, de Estados Unidos, ha establecido una asociación entre la religiosidad y el volumen del gyrus temporal medio de nuestro cerebro.

Los expertos llevan tiempo tratando de averiguar si el cerebro humano cuenta con un “God spot” o “punto de Dios”, un área cerebral específica responsable de la espiritualidad de nuestra especie.  Las investigaciones de Johnstone apuntan a una respuesta más compleja.

 ORACIÓN, MEDITACIÓN, ALTRUISMO
Johnstone considera que su investigación concuerda con la experiencia histórica de las religiones. “Los especialistas en neuropsicología han demostrado varias veces que los daños en la parte derecha del cerebro reducen la atención personal en el yo. El hecho de que nuestra investigación haya demostrado que la gente con estas lesiones es más espiritual, sugiere que  las experiencias espirituales estarían asociadas con una reducción de la atención en uno mismo.  Esto es coherente con muchos textos religiosos, que señalan que los individuos deben concentrarse en el bienestar de otros más que en el propio”, dice el neurólogo norteamericano.

También sería coherente con los resultados de estudios previos, realizados con monjes budistas y franciscanos con una función cerebral corriente, que revelaron que  las personas que aprenden a minimizar el funcionamiento de la parte derecha de sus cerebros incrementan sus «conexiones espirituales» durante la meditación y la oración.

En general, se sabe que el lado derecho del cerebro está relacionado con la auto-orientación, mientras que la parte izquierda está asociada con la manera en que cada individuo se relaciona con otros.

Los resultados del presente estudio han aparecido en la publicación especializada International Journal of the Psychology of Religion.

Fuentes: tendencias21,  Protestante Digital

Creative Commons License
Este articulo esta bajo unalicencia de Creative Commons..

Comentarios:

You must be logged in to post a comment Login