Argentina

Lynn fue declarado culpable el 22 de junio por el cargo de poner en peligro a un menor. Dicho crimen conlleva a una sentencia máxima de siete años en prisión.

El monseñor católico William Lynn, de 61 años de edad, recibirá la sentencia este martes por el cargo en su contra relacionado con su encubrimiento de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes de la arquidiócesis de Filadelfia.


Lynn fue declarado culpable el 22 de junio por el cargo de poner en peligro a un menor. Dicho crimen conlleva a una sentencia máxima de siete años en prisión.

El veredicto se dio después que la fiscalía argumentara que Lynn había encubierto varios abusos sexuales a menores, perpetrados por otros sacerdotes, transfiriéndoles a nuevas parroquias y mientiéndole al público para evitar la mala publicidad y posibles demandas.

El líder católico servía como secretario del clérigo para la arquidiócesis de Filadelfia, que cuenta con más de 1.5 millones de miembros activos y como parte de sus funciones recomendaba asignaciones para sacerdotes e investigaba quejas sobre abuso infantil. Lynn estuvo bajo ese cargo desde 1992 hasta 2004.

El veredicto de Lynn sentó un precedente en Estados Unidos, ya que es el primer oficial de la Iglesia Católica Romana en ser condenado por el encubrimiento de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes bajo su supervisión.

Terence McKiernan, presidente del sitio BishopAccountability.org, que se encarga de rastrear casos de abuso por parte de sacerdotes, dijo que “creo que lo que Lynn hizo fue cometido por otras diócesis. En la mayoría de los casos, creo que el vicario general estaba bien informado, y también el obispo.”

El juicio contra Lynn se centró en un caso en particular sobre Edward V. Avery, un ex sacerdote que tenía un historial de abuso, y a quien Lynn autorizó para que continuara con su ministerio a pesar de su conocimiento sobre tal historial.

Avery, quien ahora tiene 60 años de edad, pasó seis meses en un centro siquiátrico en 1993 después de cometer un abuso infantil y doctores dijeron que debía permanecer lejos de niños. Pero el Monseñor Lynn lo transfirió a una rectoría parroquial sin advertirle a los oficiales de esa institución sobre el pasado de Avery, y en 1999 este último abusó sexualmente de un niño de 10 años de edad.

Avery se declaró culpable del abuso justo antes de que el juicio de Lynn comenzara en abril de 2012.

Los abogados defensores han dicho que apelarán el veredicto en contra de Lynn, argumentando que la ley sobre poner en peligro a un menor, que fue aplicada a Lynn, entró en revisión en el 2007 para incluir a quienes supervisaran a las personas encargadas de cuidar a niños, pero que Lynn había abandonado sus funciones de supervisor en el 2004.

La defensa también dijo en un memorándum que los siete años máximos de sentencia no servirían ningún propósito y que serían «crueles e inusuales.»

La fiscalía por su parte ha dicho que buscará una sentencia máxima y que la forma en la que Lynn trató el caso de Avery fue “parte de una práctica sistemática y continua de retener a sacerdotes abusivos en el ministerio, con acceso continuo a menores, mientras se aseguraba de evadir el escándalo o la responsabilidad para la arquidiócesis.”

Creative Commons License
Este articulo esta bajo unalicencia de Creative Commons..