Argentina

El pastor evangélico Omar Gude Pérez, que fue puesto en libertad condicional en febrero, no puede ejercer su ministerio ni salir de Camagüey, informó Solidaridad Cristiana Mundial, con sede en el Reino Unido.

Stuart Windsor, director de esa organización, se mostró satisfecho por la excarcelación de Gude Pérez, tras permanecer tres años en prisión bajo los cargos de falsificación de documentos, pero deplora las condiciones que le han impuesto tras su liberación. Un tribunal informó al pastor que no puede predicar o salir de la ciudad donde reside.

CARGOS INEXISTENTES
El pastor es el líder de una gran red de iglesias evangélicas independientes. La acusación de “falsificación de documentos”, que motivó su encarcelamiento, fue basada en que supuestamente usó de forma ilegal el apellido de su padrastro. Su esposa Kenia Denis y los miembros de su congregación religiosa, Reforma Apostólica, niegan que el pastor sea un delincuente, informa Martí noticias. Afirman que su condena es un caso claro de persecución religiosa, por motivos políticos.

De hecho, cuando se le dio la libertad condicional los tribunales tardaron un mes en definir las condiciones de su excarcelación, pues descubrieron que el apellido supuestamente usurpado a su padrastro era realmente el suyo, Gude Pérez. Otros cargos que había en su contra, de tráfico de personas y salida ilegal, habían sido descartados por un tribunal en La Habana.

PERSECUCIÓN RELIGIOSA Y POLÍTICA
Gude Pérez y su familia denuncian que ha sido perseguido y recluido por encabezar un grupo de iglesias que no han recibido la autorización oficial del gobierno comunista. “A mi esposo lo hostiga un oficial de la Seguridad del Estado, y en su expediente están las letras CR, que califican a los presos como contrarrevolucionarios”, agregó Denis.

Luis Yoel Balbuena Pérez, pastor que dirige la congregación Reforma Apostólica en la ciudad de Guáimaro, provincia de Camagüey, dijo a Martí Noticias que los delitos atribuidos a Gude Pérez son una manera de encubrir el interés de las autoridades en desarticular a esta comunidad evangélica por su creciente desarrollo. “La Iglesia Apostólica en Cuba tiene más de 300 congregaciones que reúnen a más de 25.000 miembros”, afirmó Balbuena.

Stuart Windsor dijo que la meta del gobierno es clara, ya que le han prohibido predicar. “Pedimos al gobierno de Cuba que le permitan a Gude Pérez ejercer su ministerio y registrar formalmente las iglesias afiliadas a Reforma Apostólica”.

Tras ser puesto en libertad, el pastor Omar Gude Pérez ha denunciado “las atroces condiciones” en las cárceles de la isla, donde fue confinado en celdas con reos de alta peligrosidad.

Fuente: Protestante Digital 2011

Creative Commons License
Este articulo esta bajo unalicencia de Creative Commons..

Comentarios:

You must be logged in to post a comment Login