Argentina

Una circular limita el uso de fondos extranjeros para reconstruir los templos dañados – El Gobierno cierra las puertas a una reconstrucción rápida de los templos dañados.

Gustav e Ike pueden hacer más daño a la Iglesia católica que cincuenta años de Revolución. O al menos, el Gobierno cubano pretende utilizar la devastación ocasionada por los dos huracanes para debilitar, aún más, las insuficientes infraestructuras con las que la Iglesia cuenta en la isla caribeña. Así se desprende de la circular que la responsable de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido, Caridad del Rosario Diego Bello, ha dirigido «A directivos de las Instituciones Religiosas y Asociaciones Fraternales», en la que señala la necesidad de «reconsiderar las partidas Económicas] dirigidas a las labores de reconstrucción de templos y otros inmuebles de las instituciones, teniendo en cuenta que los recursos disponibles se destinarán como primera prioridad a las viviendas». De este modo, el Gobierno cubano cierra las puertas a una rápida y eficaz reconstrucción de las infraestructuras eclesiales dañadas por «Gustav» e Ike, aunque la Iglesia católica cubana y otras confesiones pudieran disponer de los medios económicos necesarios para ello, procedentes en la mayoría de los casos de organizaciones internacionales de ayuda.

La comunicación de la responsable de Asuntos Religiosos, a la que hemos tenido acceso, aparece fechada en La Habana el 13 de septiembre del 2008 «Año 50 de la Revolución», e introduce elementos que delatan el afán de control del Gobierno cubano.

Así, de manera explícita, dificulta la entrada de delegaciones internacionales cuando señala que «es necesario (…) que desestimen visitas con visas turísticas de personas que quieran venir al territorio nacional para evaluar los daños materiales.

Cualquier persona que tenga este interés, antes de venir a nuestro país debe solicitársele la visa correspondiente», cuestión que se puede demorar varios meses con una burocracia lacerante para la paciencia como es la cubana.

En caso de querer una visa especial para este asunto, las instituciones religiosas deberán dirigirse al departamento de Caridad Diego «a fin de hacer los trámites establecidos que incluyen coordinarse con las autoridades».

álvaro de Ramón
Fuente: La Razon.es

Creative Commons License
Este articulo esta bajo unalicencia de Creative Commons..

Comentarios:

You must be logged in to post a comment Login