Argentina

MANAGUA, Nicaragua, Setiembre 6, 2007

El presidente Daniel Ortega llegó ayer a Puerto Cabeza  y quedó impresionado al encontrarse con un panorama  desolador; las primeras evaluaciones indican que son 50 mil los afectados en mayor y menor grado, mientras las casas destruida ascienden a más de 10 mil.

 El mandatario anunció la llegada de un avión de Venezuela con un cargamento de zinc para la reconstrucción de viviendas. Los presidentes de Honduras y Guatemala llamaron por teléfono a Ortega  expresándole su solidaridad, mientras se espera  que el presidente Hugo Chávez de Venezuela visite Nicaragua.

 Katia Cortes, de la iglesia Luterana Fe y Esperanza, dijo que se sumaban a la colecta de Radio Cepad  y  confirmó que una comunidad luterana está afectada por  las crecidas de las aguas y por fuertes lluvias en Somotillo a 190 kilómetros al occidente de la capital.

El secretario de la Convención Bautista de Nicaragua,  Adalid García, informó de una
 niña que supuestamente se habría ahogado al volcarse una lancha que transitaba de Waspan ,río Coco abajo, Atlántico Norte. La lancha iba sobrecargada de familias que regresaban de los  refugios a sus comunidades de origen al bajar las lluvias, y se dio el accidente y la menor no aparece.

 En puerto Cabezas, la casa del misionero bautista Jim Palmer, donde se encontraban 12 norteamericanos  fue dañada  por los fuertes vientos pero todos salieron ilesos. El miércoles, Palmer junto con los 12 norteamericanos, ofreció sus equipos, un tractor, dos motosierras y mano de obra para las tareas de limpieza de las calles, congestionadas con la caída de 5 mil viviendas, árboles y postes  de tendido eléctrico. 

En tanto el reverendo Norman Bent de la Iglesia Morava de Managua, lanzó un mensaje de  S.O.S. pidiendo solidaridad  en donaciones para reconstruir el 80 por ciento de la infraestructura de 200 templos, casas pastorales, colegios, un seminario, el hospital y el templo Santa Trinidad que el más grande y más nuevo, construido hace 10 años.

Ayer, la superintendente de la iglesia, Cora Antonia y un equipo de trabajo, salió a las comunidades para recabar información exacta de los daños materiales causados en los templos y se organizó un consejo pastoral para coordinar la ayuda.

En la capital, dos radios evangélicas  y un  canal de televisión abrieron un maratón radial solicitando donaciones para los  damnificados  de la costa del Caribe y el pueblo  ha respondido.

Trinidad Vásquez,

Creative Commons License
Este articulo esta bajo unalicencia de Creative Commons..